Ágreda, Villa de las Tres Culturas

La Villa de Ágreda, en la provincia de Soria, está situada en el extremo este de Castilla y León, en un enclave fronterizo, entre las comunidades autónomas de Aragón, Navarra y La Rioja, con las cuales limita.

Ágreda se sitúa en las faldas del Moncayo, a una altitud de 929 m., y más concretamente, en el valle del río Queiles, que mana en los Ojillos del Parque de la Dehesa.

La importancia histórica de esta villa se ha visto favorecida por su estratégica ubicación, entre la depresión del Ebro y la Meseta Castellana, ofreciendo un paso inmejorable en el Sistema Ibérico, bordeando el Moncayo. Por ello, Ágreda se convirtió desde tiempos inmemoriales en un lugar de paso por el que discurrieron las culturas y civilizaciones que fueron protagonistas de la historia en cada momento. Su urbanismo se desarrolló en ambas laderas del río Queiles, aprovechando la orografía del terreno que permitía la mejor defensa frente al enemigo, siendo el promontorio rocoso de La Muela y el Barrio Moro los baluartes inexpugnables. Conforme fue creciendo la población y sus dimensiones, los barrios se fueron expandiendo, y las murallas se fueron desarrollando de cara al exterior, pero también entre los distintos barrios, resultando cuatro recintos amurallados distintos en la Edad Media y en la Edad Moderna, de los que hoy nos quedan numerosos vestigios.

Ágreda es conocida como la Villa de las tres culturas porque tras la Reconquista, hasta que los Reyes Católicos llevaron a cabo el Decreto de Expulsión de los judíos en 1492, aquí convivieron las culturas: árabe, judía y cristiana, las cuales nos han dejado testimonios artísticos y documentales de su estancia en la Villa.


Galería de Imágenes

Comparte esta Página